Internacional

Las extraordinarias ventajas (y los problemas) que traerá la banda ancha satelital

Miércoles, 5 mayo 2021.-

La promesa de la banda ancha satelital es que las personas en todos los rincones del planeta accedan a la educación, la salud y el entretenimiento gracias a una poderosa conexión de internet de alta velocidad.

Es un proyecto ambicioso y polémico que encabeza uno de los hombres más innovadores de las últimas décadas: Elon Musk, el fundador de SpaceX y Tesla. Y no es una tarea fácil porque han tenido que inyectar miles de millones de dólares para desarrollar la tecnología que permitirá llevar la conectividad a las masas sin importar el lugar donde vivan.

Starlink es el nombre de la empresa, propiedad de Musk, responsable de construir literalmente una constelación. Pero no una estelar. Sino otra formada por miles de satélites que integrarán el sistema de internet interconectado que hará posible que una persona en el Sahara pueda hacer recibir y transmitir videos y cualquier tipo de información desde un móvil o un ordenador.

Pero no solo los lugares remotos de África o Asia tienen problemas de conexión. También ocurre en regiones alejadas de los centros urbanos de Estados Unidos como el oeste de Pensilvania. Esa desigualdad en el acceso se hizo más evidente desde que comenzó la pandemia del COVID-19 y millones de personas se han visto obligadas a estudiar y trabajar desde casa. Los que no cuentan con ese recursos se ven excluidas de aprender y de ganarse la vida.

El portal Space News informó en abril que los 1.400 satélites que Starlink ha colocado en órbita forman un network tan poderoso que ya casi podría ofrecer servicios básicos de internet a nivel global. Los lanzamientos comenzaron en el estado de Florida en 2019 gracias a una alianza de SpaceX con la NASA.

«Tenemos alcance global pero todavía no tenemos una completa conectividad a nivel mundial», dijo el presidente y director de operaciones de SpaceX, Gwynne Shotwell. La cobertura total podría alcanzarse en 4 o 5 lanzamientos satelitales.

La Comisión Federal de Comunicaciones autorizó a SpaceX a operar 1.584 satélites a unos 547 kilómetros sobre la Tierra, además de desplegar otros 2.825 satélites a una mayor altitud, aunque la empresa pidió permiso para colocar esos artefactos a una menor altura, solicitud que aún no ha recibido respuesta.Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.

Los primeros equipos son subsidiados

Para que probar si el sistema es efectivo con una cantidad considerable de usuarios, SpaceX está absorbiendo dos tercios del costo de los equipos porque de lo contrario serían prohibitivos.

El precio al público del equipo varía entre 550 y 800 dólares, dependiendo de los impuestos, costos de envío y equipos adicionales que se necesiten para su instalación. Los consumidores seleccionados para probar el servicio consideran justo la tarifa de 99 dólares mensuales y algunos creen que es una ganga si lo comparan con otros servicios satelitales y opciones terrestres en zonas apartadas

El «Kit Starlink» que es enviado a los usuarios tiene cuatro partes importantes: el terminal del usuario, que se conoce como la antena, un trípode, un router de Wi-Fi y una fuente de suministro eléctrico. También existen opciones para hacer instalaciones en los tejados a un costo adicional, informó la cadena CNBC.

Los que han tenido la oportunidad de probar el sistema están impresionados con la calidad de una antena que es capaz de soportar una lluvia de granizo sin dañarse. Pero algunos han quedado decepcionados con el router y han preferido usar el que tenían de otras empresas.

Las opiniones sobre el proceso de instalación son muy variadas. Los que están acostumbrados a hacer trabajos en tejados lo encuentran muy sencillo, pero quienes nunca han instalado nada en un techo pasan horas montando el disco y asegurado cables por fuera de la casa.

El punto clave es que no pueden existir obstáculos entre la antena y el cielo. La aplicación móvil de Starlink incluye una modalidad de realidad aumentada que permite a los usuarios identificar las obstrucciones para encontrar el lugar indicado para instalar la antena.

Un consumidor dijo que los árboles alrededor de su casa son muy altos y pensó equivocadamente que no iba a necesitar la aplicación de detección.Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.

Los astrónomos no está contentos

No cabe dudas de que la idea de integrar a las personas que viven en zonas remotas a la tecnología tiene un gran mérito. Porque no solo impulsaría la actividad económica en zonas despobladas y el acceso a la educación, sino que también ayudaría a los científicos a hacer trabajos de campo en zonas de difícil acceso.

Pero todo en la vida tiene un precio. La cercanía de los satélites y su reflectividad los hacen visibles a una persona que mire un cielo nocturno despejado. Pero cuando un satélite tan cercano entra en la mira de un telescopio pudiera arruinar la imagen. Y lo que es seguro es que los astrónomos tendrán que hacer cálculos adicionales para corregir la interferencia.

Y el problema no es solo su brillo sino su cantidad. Los estudiosos del cosmos aseguran que la magnitud de satélites circundado el planeta será tal que será inevitable que se pierda información de las observaciones espaciales.

Starlink reconoció el problema en su web y dijo que ha adoptado un enfoque experimental para reducir el brillo de los satélites Starlink. Admitió que el brillo orbital es un problema extremadamente difícil de abordar y que están trabajando arduamente en las pruebas en tierra y en órbita para resolverlo.

«SpaceX está comprometido a hacer que los diseños de los futuros satélites sean lo más oscuros posible. La próxima generación de satélites, creada para aprovechar las capacidades de lanzamiento únicas de Starship, se diseñará específicamente para minimizar el brillo y al mismo tiempo aumentar la cantidad de consumidores a los que pueda ofrecer acceso a internet de alta velocidad», prometió la firma.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba