Según su esposa, Kanye West es un tipo sencillo con el que resulta muy fácil lidiar

kanye

Los Ángeles (EE.UU.), martes 19 de noviembre, 2019

Las últimas declaraciones que ha venido realizando Kanye West durante la promoción de su nuevo disco ‘Jesus Is King’, declarándose el artista más relevante de la historia de la humanidad o el más grande que ha creado Dios, solo han conseguido cimentar su reputación de ególatra con aires de grandeza.

Sin embargo, su esposa Kim Kardashian no considera que el músico sea un hombre especialmente difícil o exigente en la convivencia por mucho que su mansión de Hidden Hills, por ejemplo, tuviera que ser reformada en función de su ‘visión’ que le llevó a crear una especie de monasterio para su familia.

“Es un tipo de lo más sencillo. Resulta muy fácil hacerle feliz: basta con que le sorprenda con un brownie con helado. Algo tan simple como eso me hace ganar puntos para el resto de la semana, o más”, ha asegurado Kim en una nueva entrevista a la revista Stellar.

En contra de lo que pueda parecer, Kim asegura que de puertas para dentro el rapero hace gala de una personalidad dócil y prefiere dejar que ella se salga con la suya antes que iniciar una discusión: “Sí, es un hombre con el que resulta muy fácil lidiar. Siempre me deja elegir lo que vemos en la televisión por la noche. Aunque a él le apetezca ver un maratón de ‘Rick y Morty’, si yo le digo que quiero ver ‘Dateline’, me deja ponerlo”.

El retrato que la celebridad pinta de su marido choca radicalmente con la actitud crítica y en opinión de algunos controladora de la que hizo gala cuando Kim le enseñó el vestido que Thierry Mugler le había diseñado para acudir a la gala de la Met el pasado mayo. Pese a sus quejas de que ese atuendo le hacía sentir incómodo, ella le dejó claro que por mucho que respetara su renacer religioso, no tenía por qué poner en práctica sus nuevos valores cristianos, recordándole además que él había sido el primero en animarla a vestirse de forma provocativa cuando se conocieron.

Según ha desvelado ahora Kim, si en ese momento supo mantenerse firme y defender su elección de vestuario fue porque el propio Kanye le ha dado la confianza necesaria para no ceder ante nadie.

“Creo que nos damos mucha libertad para explorar nuestra creatividad. Trabajar con él resulta muy divertido y he aprendido mucho de mi marido acerca de la importancia de saber decir que no y mantenerte fiel a tu postura para no comprometer tus principios”.