Vecinos recuperaron sectores eriazos del barrio Salitreras Unidas

Vecinos e instituciones públicas y privadas se unieron para crear más áreas verdes en la ciudad.

LAS SALITRERASAntofagasta, 19 octubre del 2019.-

Tres sectores eriazos del barrio “Las Salitreras Unidas”, ubicado en el sector norte de Antofagasta serán transformados en plazoletas de encuentro vecinal, iniciativa que espera mejorar los estándares de áreas verdes del barrio, y contribuir a los beneficios ambientales, económicos y sociales derivados de la arborización, tales como la belleza escénica, la plusvalía, la calidad acústica y la disminución del polvo en suspensión.

“Estamos contentos de obtener esta plaza para nuestros vecinos que será hermosa, porque este es el sueño que hemos tenido nosotros como pampinos. Este sitio era un sitio eriazo que servía para que se estacionaran vehículos y se acumulara basura. Lo único que esperamos es que nuestros vecinos aporten, esto es para ellos, para nuestros nietos. Nosotros no vamos a estar, pero van a tener una plaza hermosísima para salir a pasear”, indicó Teresa Arévalos Franco, presidenta de la junta de vecinos “Las Salitreras Unidas”.

Los espacios a intervenir corresponden a 0,3 hectáreas definidas como áreas verdes en el plano regulador comunal, las que actualmente presentan menos de un 5% de cobertura vegetal, en deficientes condiciones de mantención, situación que se espera aumentar a un 50% con la plantación de aproximadamente 170 ejemplares arbóreos y arbustivos que serán donados por el Programa de Arborización “Un Chileno, Un Árbol” que impulsa CONAF a nivel nacional.

Los beneficiarios del proyecto corresponden a 300 familias, en su mayoría adultos mayores jubilados y pensionados, denominados pampinos por provenir de las últimas oficinas salitreras de la comuna de María Elena que se establecieron desde  1980 en el barrio. Si se considera un radio de influencia de 1 km2 se puede estimar a más de 20.000 beneficiarios indirectos.

Para el director regional de CONAF, Cristián Salas Papasideris, se trata de uno de los proyectos emblemáticos de 2019, al lograr cohesionar a distintos actores del mundo público y privado en conjunto a los vecinos de la ciudad.

“Este es un proyecto comunitario que estamos realizando como Corporación Nacional Forestal, a través del Departamento de Fomento y Desarrollo Forestal que tiene un relacionamiento directo con las comunidades. Lo especial de esta junta de vecinos es que está compuesta en su mayoría por adultos mayores, logrando gran relevancia en cuanto a la integración social”, indicó Salas.

ALIANZAS

Este proyecto cuenta con un amplio apoyo del sector público y privado, específicamente de la Ilustre Municipalidad de Antofagasta que comprometió el riego y mantención de las plazoletas a construir, de Aguas Antofagasta, en la instalación de nuevos arranques de agua para el establecimiento de sistema de riego por goteo que financiará el Programa de Arborización “Un Chileno, un árbol” de CONAF, Ferrocarriles Antofagasta que donó tierra de hojas y los durmientes de ferrocarril, Komatsu Cummins con tierra de hoja, cemento y voluntarios, y Minera Lomas Bayas con aportes en tierra de hoja.

“Esta actividad es gracias al trabajo colaborativo con CONAF y que tiene por finalidad recuperar espacios disponibles pero desaprovechados, convirtiéndose en basurales o estacionamientos, para cambiar y transformarse en un nuevo pulmón verde para las familias antofagastinas. Estamos muy contentos con este tipo de iniciativas, donde la unión entre la entidad pública y privada genera excelentes beneficios para la comunidad”, aseguró Paula Carrasco, Directora de Asuntos Corporativos y RSE de Aguas Antofagasta

APOYO TÉCNICO

A través de un rol activo de la Junta de Vecinos “Las Salitreras Unidas”, se ejecutó un diagnóstico y diseño participativo de las tres plazoletas a desarrollar, incluyendo además de la arborización señalada, la delimitación de las plazoletas, el establecimiento de senderos de esparcimiento de público, la  instalación de señalética indicativa e interpretativa. Como elemento principal del diseño, se consideró otorgar identidad pampina a las plazoletas de forma de hacerlas más acogedoras para los vecinos, y lograr mayor apoyo de los mismos en su mantención. De esta forma se incorpora en el diseño, los durmientes de ferrocarriles en la delimitación de senderos, y señalética interpretativa del período del auge salitrero en el norte del país.

Además, la Junta de Vecinos con apoyo técnico de CONAF se encuentra gestionando fondos públicos y privados, para incorporar en la plazoleta principal un “odeón” representativo de las plazas salitreras de antaño, como área de encuentro y desarrollo de actividades culturales y artísticas.

La educación ambiental es otro foco del proyecto, dirigida a la comunidad escolar de dos establecimientos educacionales, tres juntas de vecinos y grupos sociales artísticos del barrio. A través de charlas, se concientizará respecto la importancia de los árboles y se entregarán conocimientos técnicos para el establecimiento y manejo de los espacios arbolados. Igualmente se impulsará la concertación de voluntarios de estos establecimientos para incorporarlos en las actividades de plantación próximas a realizarse.

El presente proyecto, constituye un ejemplo de gestión comunitaria para el mejoramiento de su entorno habitacional directo, transformando los sitios eriazos muchas veces focos de basura y delincuencia, en áreas de encuentro vecinal con identidad, contribuyendo al mejoramiento de las condiciones ambientales y paisajísticas del barrio, internalizando en la orgánica de la Junta de Vecinos, la gestión de las actuales y futuras áreas verdes del barrio.