Táctica siria de Putin vuelve a funcionar; Trump margina a EEUU

Táctica siria de Putin vuelve a funcionar; Trump margina a EEUU
Miércoles, 16 octubre del 2019.-

 Las tropas turcas que llegaron a Siria para luchar contra los combatientes kurdos abandonados por Estados Unidos pueden haber entregado involuntariamente al presidente ruso, Vladimir Putin, una victoria estratégica en el Medio Oriente.

Menos de una semana después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ordenara la intervención, Rusia ha maniobrado para llevar a las fuerzas del gobierno sirio al territorio en poder de los kurdos durante siete años en medio de la guerra con el apoyo de EE.UU., hasta que el presidente Donald Trump ordenó la retirada de las tropas. Representa un paso importante en los esfuerzos de Putin por restaurar el control del presidente sirio, Bashar al-Assad, sobre todo el país después de que la intervención militar de Rusia inclinó la guerra a su favor.

“Putin ha obligado a sus aliados y rivales a aceptar que esencialmente se ha convertido en el artífice de los equilibrios políticos y militares en el conflicto sirio”, dijo por correo electrónico Ayham Kamel, jefe de investigación de Medio Oriente de Eurasia Group. “Intentar gestionar intereses conflictivos israelíes, iraníes, sauditas y turcos en Siria está lejos de ser una misión fácil, pero el poder y el prestigio de Putin en la región ha crecido”.

EE.UU. buscó retomar la iniciativa el lunes al exigir “un alto al fuego inmediato” de Erdogan y al imponer sanciones que no cumplieron con lo que buscaban algunos legisladores en el Congreso. Esto ocurrió un día después de que la autoridad liderada por los kurdos en el noreste de Siria anunciara que había llegado a un acuerdo con Damasco y Moscú para que el ejército sirio protegiera la frontera norte con Turquía después de la decisión de EE.UU. de retirar sus 1.000 soldados que permanecían en el área.

Si bien las fuerzas de Assad no son rival para el ejército de Turquía miembro de la OTAN, que ya ha avanzado 30 kilómetros (18 millas) en Siria, su impulso hacia la frontera turca manifiesta la intención de Rusia de reducir el alcance de las ambiciones de Erdogan.

Conformación de Siria

Esto, además, otorga al Kremlin un liderazgo indiscutible en la configuración del futuro de Siria, al reforzar la imagen de Putin en el Medio Oriente, donde ya forjó una colaboración con Irán, creó una alianza petrolera con Arabia Saudita y estrechó lazos con el presidente de Egipto, Abdel Fattah El-Sisi. Putin, además, cortejó a Erdogan, quien desafió a la oposición estadounidense a comprar el avanzado sistema de defensa aérea S-400 de Rusia y ha coordinado esfuerzos para tratar de resolver la guerra siria, a pesar de las tensiones sobre los kurdos.

Las autoridades rusas dijeron que están trabajando para equilibrar los conflictivos intereses de los socios de Moscú en Siria. “Mantenemos contactos para establecer un camino a seguir de acuerdo con el derecho internacional y respetar los intereses de todas las partes involucradas en este proceso”, dijo el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Mikhail Bogdanov, a los periodistas en Riad, la capital saudita.

El lunes, Trump sostuvo conversaciones telefónicas con el comandante militar kurdo Mazloum Abdi y Erdogan en presencia del senador republicano Lindsey Graham, que ha presionado por sanciones “paralizantes” sobre Turquía. El presidente de EE.UU. le aseguró a Abdi que haría “todo lo posible” para detener la incursión turca, dijo Graham en Twitter.

Los kurdos enfrentan “compromisos dolorosos” al trabajar con Moscú y Assad, dijo Abdi en una columna de opinión sobre política exterior el domingo. “Pero si tenemos que elegir entre compromisos y el genocidio de nuestra gente, seguramente elegiremos la vida”.

Rusia quiere que Erdogan cumpla con un acuerdo de seguridad de 2006 que permite operaciones turcas contra la milicia siria kurda YPG cerca de la frontera “pero no permite una presencia a largo plazo”, dijo Vladimir Frolov, un exdiplomático ruso y analista de política exterior en Moscú.