Presidente ejecutivo de Codelco conoció en terreno los rediseños y la transformación de la Fundición Chuquicamata

En su visita técnica participó en un Diálogo de Desempeño (DdD) del C+ y recorrió la unidad de negocio.

Calama, 16 de octubre de 2019.-

El presidente ejecutivo de Codelco, Octavio Araneda, estuvo en Chuquicamata y se interiorizó sobre los desafíos y progresos que tiene esta división en el contexto de su transformación. En esta ocasión recorrió la Fundición, enfocándose en áreas con proyectos de alto impacto como el Horno Flash y las nuevas plantas de ácido.

En este sentido, el ejecutivo señaló la importancia de ver en terreno los proyectos emblemáticos y con ello evidenciar los avances y cumplimiento de compromisos para garantizar la operatividad del área.

“Quería ver cómo están las plantas de ácido y recorrer las instalaciones, el proyecto secador y sobretodo conversar con las y los supervisores y trabajadores. También observé un Diálogo de Desempeño para saber cómo están implementado el C+ en esta área y pude incentivar en ellos el uso del sistema de gestión. Así que se nota que está bien desarrollado y lo están internalizando de manera óptima”, dijo Araneda.

Tras la visita, el presidente ejecutivo destacó la oportunidad de compartir con trabajadoras y trabajadores que están involucrados con los cambios y en ellos depositar la confianza para lograr los desafíos de Codelco.

Reflejo de ello es que en el Diálogo de Desempeño (DdD) se realizó un reconocimiento al apoyo y proactividad del trabajador Carlos Lillo, encargado de Materiales de Operación de la Fundición, quien se mostró muy contento por el mérito. “Un orgullo que me hayan premiado delante de la jefatura y la idea es seguir aportando, hacer las cosas bien en seguridad y colaborar en todo lo que se pueda”, expresó.

Para concluir el encuentro, Octavio Araneda se refirió al cambio cultural que se debe lograr y así alcanzar las metas de la división. “Chuquicamata tiene desafíos importantes, como los de producción o seguridad, pero también está sujeta a una transformación profunda que poco a poco se comienza a notar con la subterránea, con las inversiones en la Fundición o Concentradora. Eso implica un cambio en la forma de operar, en cómo gestionamos y desarrollamos nuestro trabajo y no sólo eso, tenemos que cambiar una cultura y eso es fundamental para los desafíos de la compañía”, cerró el ejecutivo.