Empresario dice que donó dinero para campaña de Bachelet a pedido de Lula

bache

Sao Paulo, (Brasil), martes 17 de septiembre, 2019

El ex presidente de la constructora OAS afirmó en el marco de un acuerdo de colaboración con la justicia que el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva intermedió entre la empresa y los Gobiernos de Bolivia, Costa Rica y Chile y pidió una donación de recursos para la campaña de Michelle Bachelet.

La información, revelada este lunes, consta en la propuesta de cooperación judicial firmada por el expresidente de OAS Leo Pinheiro, la cual fue compartida por fiscales de la operación Lava Jato en un grupo de whatsapp y a cuyo contenido tuvieron acceso el portal The Intercept Brasil y el diario Folha de Sao Paulo.

De acuerdo con el periódico, Pinheiro reveló a las autoridades que Lula, actualmente preso por corrupción, pidió recursos a OAS para la campaña de la entonces candidata presidencial Bachelet en 2013.

Tras la solicitud, el empresario determinó el pago de 101,6 millones de pesos chilenos (hoy unos 143.000 dólares) para “el interés de la campaña de Bachelet”.

Ese valor, afirmó, fue depositado a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Asociados, ya que OAS temía perder la adjudicación de una obra para la construcción de un puente al sur de Chile.

Pinheiro también contó que, en el caso de Bolivia, OAS asumió en 2009 una obra que le había dado problemas a otra constructora brasileña tras las exigencias de Lula, quien desde abril de 2018 cumple una pena de 8 años y 10 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El ex ejecutivo se refirió a la construcción de una carretera entre Potosí y Tarija que habría sido iniciada por la firma Queiroz Galvao en 2003, pero cuyo contrato fue rescindido por desentendidos de la constructora con el gobierno de Evo Morales.

Según Folha de Sao Paulo, el empresario de OAS advirtió a Lula que la obra provocaría un prejuicio económico a la constructora, pero el entonces mandatario brasileño aseguró que Morales “estaría dispuesto a compensar económicamente a la empresa, adjudicando otro contrato”.

En el caso de Costa Rica, Lula habría sido contratado por la propia OAS por 200.000 dólares para “influir en negocios de la empresa” e intermedió un encuentro entre Leo Pinheiro y Óscar Arias, expresidente costarricense y Premio Nobel de la Paz de 1987, según los documentos a los que tuvo acceso el diario brasileño.

Leo Pinheiro se encuentra detenido desde 2016 y acusó a Lula de recibir un apartamento a cambio de favores políticos a OAS, proceso por el cual el expresidente fue condenado y se encuentra preso en la localidad de Curitiba.

Por ese caso Lula cumple una pena de 8 años y 10 meses de prisión, ratificada en tres instancias diferentes, aunque enfrenta otra condena a otros 12 años y 11 meses de cárcel en un caso muy similar, dictada por un tribunal inferior.

Sobre las informaciones divulgadas por Folha de Sao Paulo, la defensa de Lula afirmó hoy “que la mentira negociada es la estrategia de la Lava Jato para promover una persecución política contra el expresidente”.