Declaración sobre la convocatoria al Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR)

Imagen foto_00000001

Jueves, 12 septiembre del 2019.-

El miércoles se reunió el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para votar la convocatoria del Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), solicitada por el gobierno legítimo de Venezuela que encabeza el Presidente Encargado Juan Guaidó, y otros 10 estados de la región, entre los que se encuentran Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos.

Chile, junto a Perú, copatrocinaron una propuesta de Costa Rica para precisar que el Órgano de Consulta fuera citado con el objetivo de discutir fórmulas que contribuyan a la restauración pacífica de la democracia en Venezuela, excluyendo, por lo tanto, aquellas que impliquen el empleo de la fuerza armada, lo que no fue aprobado.

Con posterioridad, Chile apoyó el proyecto de resolución que convoca al Órgano de Consulta, lo que fue respaldado por 12 países de la región.

El voto a favor de Chile se fundó en las siguientes consideraciones:

1. El régimen de facto encabezado por Nicolás Maduro ha provocado una crisis política, económica y social de carácter hemisférico.

2. Esta convocatoria al Órgano de Consulta permite constituir una instancia formal, en que los países afectados por la crisis venezolana, puedan expresar sus visiones, proponer y adoptar, en su mérito y en el marco del Tratado, las medidas que contribuyan a superarla.

3. Con este apoyo Chile ratifica su permanente compromiso con el restablecimiento de la democracia y las libertades fundamentales en Venezuela. Esta causa exige el término de la dictadura encabezada por Nicolás Maduro, que continúa vulnerando principios básicos de un Estado de derecho y violando los derechos humanos.

4. Teniendo presente que Chile ha abogado siempre por una salida pacífica y democrática de la dictadura de Maduro y ha expresado permanentemente su preocupación por las deterioradas condiciones de vida en Venezuela, desde ya expresamos, como lo hicimos hoy en la OEA, que no impulsaremos ni apoyaremos la adopción de ninguna medida que implique el empleo de la fuerza armada o agrave la severa crisis que vive el pueblo venezolano.