Los pilotos de Air Europa no quieren volar más a Venezuela

aerea

 

Madrid (España), miércoles 13 de marzo, 2019

Los pilotos de Air Europa pidieron hoy a la compañía aérea que suspenda los vuelos a Venezuela, tras las situaciones de peligro de este fin de semana, y solicitarán hoy mismo una reunión urgente con representantes de los Ministerios de Fomento, Trabajo y Asuntos Exteriores para abordar la “seguridad e integridad física” de los trabajadores ante los altos índices de violencia que sufre el país.

Air Europa ha decidido que las tripulaciones que vuelan su ruta Madrid-Caracas no pernocten ya en la capital venezolana como medida de seguridad, sino que duerman en Punta Cana (República Dominicana), haciendo la ruta triangular, después de que el sábado una de sus tripulaciones fuera perseguida por varias motos cuando se dirigía a su hotel en la capital venezolana.

En una conferencia de prensa en Madrid, miembros del Sindicato de Pilotos de Líneas Aereas (Sepla) han denunciado la situación de “desamparo” en la que se encuentran y que pone en peligro la integridad física de las tripulaciones de la compañía área, que sigue volando a Caracas.

La compañía, que vuela actualmente tres veces por semana a Caracas, ha accedido a que las tripulaciones dejen de pernoctar en la ciudad, pero sigue volando al país haciendo escala en Santo Domingo, país en el que a partir de ahora se producirán las pernoctaciones de sus tripulaciones.

Los pilotos, que llevan de denunciando la situación de inseguridad hace año y medio, piden a Air Europa que deje de volar teniendo en cuenta que el aeropuerto no cumple las mínimas medidas ni técnicas ni de seguridad.

“El aeropuerto actualmente no tiene luz, no hay controles de seguridad y es muy peligroso volar en estas condiciones”, ha advertido José Roncero, el jefe de la sección sindical del Sepla de Air Europa.

Los pilotos de Air Europa entienden el interés comercial de la compañía en seguir volando pero no hasta el límite de poner en peligro la seguridad de los trabajadores. Algunos trabajadores ya se han dado de baja por situación de estrés y ansiedad ante los últimos acontecimientos.

Ante esta situación, piden la mediación de los ministerios implicados después de que las inspecciones de Trabajo de Madrid y la Dirección General de Trabajo, se hayan declarado incompetentes. En su opinión, las instituciones “son pasivas” ante la situación de peligro que viven los trabajadores españoles.

La tripulación podría negarse a volar en estas condiciones pero la compañía podría sancionarles. Por ello, los pilotos reclaman la mediación gubernamental para evitar esta situación.

Mañana martes se reunirá la junta rectora del Sepla, en la que no se descartan acciones conjuntas de varias compañías. Una situación complicada, según el sindicato de pilotos, puesto que en cada compañía la respuesta es diferente.