EEUU adoptará sanciones contra el Nord Stream 2 si se mantiene el proyecto

El ministro de Energía ruso Alexander Novak (dcha) conversa con el secretario de Energía estadounidense Rick Perry, durante la reunión mantenida en Moscú, Rusia, el 13 de septiembre del 2018. EFE

Moscú, 14 septiembre del 2018.-

(EFE).- Estados Unidos adoptará sanciones contra el gasoducto ruso Nord Stream 2 si el proyecto se mantiene, y además prevé aprobar nuevas medidas contra el sector energético de este país, anunció hoy en Moscú el secretario de Energía estadounidense, Rick Perry.

“Sí, es la respuesta a ambas preguntas”, dijo Perry al contestar a esas dos cuestiones en la rueda de prensa conjunta con su colega ruso, Alexandr Novak, después de la reunión que mantuvieron los dos ministros en Moscú.

Estados Unidos se pronuncia categóricamente en contra del gasoducto que debe unir a Rusia y Alemania por el fondo del mar Báltico, y aunque por un lado argumenta que quiere evitar la dependencia energética de la Unión Europea, por otro no oculta su interés en vender su propio gas al viejo continente.

“Estamos en contra del Nord Stream 2, que significará que dos tercios de los recursos (gasísticos de Europa) llegarán de un mismo suministrador”, subrayó Perry al inicio de su encuentro con Nóvak.

Ya en la rueda de prensa, instó a Rusia “a comportarse como un suministrador responsable y a no permitir la influencia de los recursos energéticos en la política”, en referencia a que Moscú puede chantajear a los países europeos con cortarles el gas.

“Aunque EEUU saluda la competencia con Rusia en los mercados energéticos de Europa, Asia y de algunos países, Moscú ya no puede usar la energía como un arma económica”, aseveró el ministro del presidente estadounidense, Donald Trump.

La Secretaría de Energía de EEUU, en una nota remitida a los medios después de la reunión, no dudó en admitir que el país norteamericano quiere quitarle una parte del pastel a Rusia.

“Ahora EEUU puede ofrecer a esos países una fuente alternativa de suministros. (…) EEUU respalda el deseo de los países europeos de minimizar su dependencia de Rusia (…) y espera con impaciencia incrementar las exportaciones de gas natural licuado a la región”, señala la nota del departamento dirigido por Perry.

Y añade: “El presidente Trump ha dejado claro que EEUU se posiciones con determinación contra el gasoducto Nord Stream 2”.

Perry advirtió a Moscú contra la continuación del proyecto, defendido por Alemania y defenestrado por Ucrania, que teme perder todo el tránsito de gas ruso que pasa por su territorio hacia la UE.

“Creo que ambos, el ministro Nóvak y yo, entendemos que no queremos avanzar hacia el punto en el que se adoptarán las sanciones”, subrayó Perry al ser preguntado sobre las circunstancias en las que Washington podría decidir tomar medidas contra el Nord Stream 2.

A su vez, el ministro ruso se mostró preocupado “ante la postura y las declaraciones sobre las posibles sanciones contra un proyecto de todo competitivo”.

“Me alegro de que coincidamos en que la energía no puede usarse como instrumento de presión, y de que el consumidor debe tener derecho a elegir la fuente de suministros”, dijo Nóvak.

El Kremlin considera que EEUU ejerce una competencia desleal en sus intentos de enterrar un proyecto participado por varias empresas energéticas europeas, y presiona a los países de la UE para que compren gas licuado estadounidense a un precio más elevado del que ofrece Rusia.