Beyoncé admite complicaciones en su segundo embarazo

bb

Los Ángeles (EE.UU.), miércoles 08 de agosto, 2018

Beyoncé reveló por primera vez que sufrió complicaciones durante su embarazo y parto de sus mellizos Rumi y Sir durante una entrevista con la revista Vogue. Hasta el momento ella ha sido muy discreta respecto a sus pequeños que celebraron su primer año de vida el pasado junio.

“Mi peso era 218 libras el día que di a luz a Rumi y Sir”, dijo la diva a la publicación de moda cuya tapa engalana. “Estaba hinchada por toxemia y había pasado un mes en la cama descansando. Mi salud y la de mis bebés estaban en peligro y por eso tuve una cesárea de emergencia. Pasamos semanas en la unidad de intensivo infantil”.

Al momento del nacimiento, se había reportado que ella y sus bebitos habían pasado más de una semana en el hospital por “complicaciones menores”, pero ahora ella revela los detalles.

Beyoncé dice que la cesárea la hizo sentir muy distinta y se propuso cuidarse mucho. “Durante mi recuperación, me di mucho amor propio y me cuidé, acepté mis curvas. Acepté lo que mi cuerpo quería ser. Después de seis meses, comencé a prepararme para Coachella. Me hice vegana temporalmente, renuncié al café, alcohol y bebidas de frutas. Pero fui paciente conmigo y me disfruté mis curvas”.

La artista dijo que sintió presión en perder peso después de dar a luz a su hija Blue Ivy en 2012, pero en esta ocasión asumió una actitud distinta. “Creo que es importante para los hombres y las mujeres apreciar la belleza natural de sus cuerpos”.

La toxemia también se conoce como preeclampsia, la condición que afecta al final del embarazo y que puede provocar alzas en la presión arterial e hinchazón del cuerpo como las manos y la cara.

La entrevista resultó ser muy variada y la esposa de Jay Z tocó el tema de su historial familiar en el que asegura hay “patrones de relaciones fracturadas entre hombres y mujeres, con abusos de poder y desconfianza”.

“Investigué mis ancestros y me enteré que provengo de un dueño de esclavos que se enamoró y se casó con una esclava. Es una revelación que me ha tomado tiempo procesar. Me pregunté qué podía significar y ponerlo en perspectiva”.

Ella piensa que la oportunidad de tener mellizos, un varón y hembra, es una buena señal. “Pienso que Dios me bendijo con mellizos, energía femenina y masculina pudo coexistir y crecer en mi sangre por primera vez. Pido a Dios que pueda romper el mal de ojo generacional en mi familia y que mis hijos puedan tener vidas menos complicadas”.