Asociaciones argentinas culpan a empresas extranjeras de especular con el dólar

Buenos Aires, 13 julio del 2018.-

(EFE).- Organizaciones sociales de izquierda se manifestaron hoy frente al edificio que la firma JP Morgan tiene en Buenos Aires para denunciar la “especulación” de la que aseguran que se benefician con mas empresas internacionales con la corrida cambiaria que sufre el peso desde finales de abril.

“Esta empresa aprovechó la especulación del tema del dólar, haciendo una compra de 18 millones (de dólares) al Banco Central, beneficiándose y enriqueciéndose, y somos nosotros y nosotras los que pagamos las consecuencias de todo este endeudamiento”, dijo a Efe Dina Sánchez, portavoz del Frente Popular Darío Santillán.

Esta, junto a otra quincena de asociaciones sociales, reunió a alrededor de 400 personas en el aparcamiento de la Torre Catalinas Plaza, sede local de JP Morgan, donde apostaron numerosas pancartas e instalaron unas “ollas populares” como símbolo de la “pobreza” que aseguran que azota al país austral.

“Creemos que a las empresas que vienen de fuera a hacer negocio acá son las que tienen que pagar los impuestos o venirles facturas que sí pueden pagar, no a nosotros y nosotras, que no llegamos a fin de mes”, aseveró Sánchez.

Para la dirigente, el principal problema que deriva de las políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri reside en que “les quita retenciones a grandes empresas” mientras que permite que “el sector popular” se quede sin “laburo (trabajo) y sin una casa”.

“El Gobierno de Macri está llevando adelante un proyecto en el que no nos contempla al sector más pobre, donde pareciera que se olvida y que nos quiere excluir de todo su proyecto”, lamentó.

En este sentido, sacó a colación el acuerdo que este firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el que recibió un total de 50.000 millones de dólares, un contrato que ni siquiera logró “frenar” la devaluación del peso argentino y que, por tanto, “endeudó” a toda una “patria” sin ultimar su objetivo principal.

“Nuestros compañeros, que trabajan en cooperativas, tienen ingresos de 4.750 pesos (172 dólares), que están por debajo de la línea de indigencia. O sea, que no somos ni siquiera indigentes para este país”, denunció Marianela Navarro, delegada del Frente de Organizaciones en Lucha, otra de las convocadas.

Por esta razón, aseguró que mantendrán su “plan de lucha” con el Gobierno, que implica la negociación para aumentar los sueldos hasta un 30 % -acorde con las expectativas inflacionarias- y desarrollar un plan “serio” y “real” de obra pública para “generar trabajo para las cooperativas”.

“La principal medida económica que tiene que imponer el Gobierno nacional es aplicar impuestos a los sectores concentrados, a los bancos, a las mineras y a las agroexportadoras, que son las que más se han beneficiado con la política actual y son ellos los que deben hacerse cargo de la grave crisis que tenemos”, concluyó Navarro.