Dirigente responde a dichos del gerente del Hospital del Cobre sobre 50% ocioso del centro médico minero

Recientemente un alto ejecutivo del hospital del Cobre Doctor Salvador Allende, que atiende las necesidades de salud de todos los trabajadores de Chuquicamata y sus cargas, en un comunicado de la empresa se señaló que e 50 por ciento de este moderno centro asistencial, se encuentra sin uso, dejando de manifiesto que este moderno edificio médico busca entregar atención a particulares u otras empresas.

Todo con la finalidad de comercializar y hacer rentable este hospital que se supone es de uso para los trabajadores de Chuquicamata, quienes ganaron por años en sus contratos colectivos la atención médica preferencial.

Para el dirigente Yuri Chávez, del Sindicato Nº3, estas declaraciones sólo han demostrado que las constantes quejas que ellos han planteado por el mal servicio entregado a los trabajadores; son reales, y “lo confirma la declaración del administrador que resalta que el 50% está ocioso”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Calama, 11 de julio del 2018.-

Por: Yuri Chávez – Dirigente Sindicato Nº3

Quienes no conocen nuestra historia y no tienen arraigo ni interés en esta tierra y su gente, no entienden nada, la salud que tenemos los Trabajadores de Chuquicamata y sus familias es por Convenio Colectivo Vigente y allí existe un Capitulo completo para la Salud, esto data desde hace más de 100 años, en que junto con la puesta en marcha de la explotación industrial de Chuquicamata se construyó el primer hospital hace ya un siglo.

El día 09 de mayo en un periódico local el señor Juan Pablo Ducos, realiza un análisis de las problemáticas que a su parecer afectan al Hospital del Cobre, tanto en su experiencia profesional como de sus dichos es posible concluir que estamos frente a una persona que no sabe nada de medicina, tampoco se ha relacionado con la minería, lo suyo es el comercio, los negocios, el marketing, los cargos que a desempeñados en materias de salud, es en la gerencia comercial de una clínica, cargos de carácter financieros en un laboratorio y 18 meses en la Clínica Bicentenario, así las cosas resulta difícil hacer entender al señor Ducos (no obstante sus logros profesionales) de temáticas de salud que desconoce.

Hoy tenemos una atención de salud reactiva y no como era antes, vale decir preventiva, esta es la razón fundamental de la Salud delegada que tiene Chuquicamata y creo no se esta cumpliendo con esta administración. Cuando una persona esta enferma, debe pedir una hora con el medico de cabecera, si es que encuentra cupo y madrugando a las 5 de la mañana, si necesita de una atención especializada, es para unos cuantos meses mas adelante su hora de atención, con esto deteriorando su salud en forma progresiva. CON LA SALUD NO SE JUEGA. Hoy, tal vez, tenemos un número de camas disponibles, y esto es porque, este señor mezclo las salas de niños con adultos, las salas de mujeres con hombres y todos están apretados para satisfacer el objetivo.

En nuestro Hospital del Cobre, primero es inaudito, que se cancele a los pocos médicos que tenemos y no se contraten médicos especialistas, trayendo especialista de Santiago con un alto costo y por unos días, luego llegan otros sin continuar los tratamientos y si llama la atención que se contrate a una persona que no sabe nada de medicina y solo ve números.  Las ínter consultas existen y esto es, porque no tenemos los equipos y especialistas que necesitan los enfermos, nuestro Centro de Salud no solo atiende a los trabajadores de Chuquicamata y sus familias, también atiende a Carabineros, Ejercito, Vice Presidencia de Proyectos, las Divisiones DMH, R. T., el Abra, Colegio Chuqui, Trabajadores que se han retirado con Egreso Especial, Chuqui Ayuda, Cobreloa y muchos mas. Con una buena administración, este seria tal vez,  el mejor negocio.

Este Centro de Salud, se sostiene gracias a sus Trabajadores y Trabajadoras, los Roles “B”, la Salud no es un tema de Costos, marketing o comercio, es un derecho básico, que además en nuestro caso, es un beneficio de carácter laboral, debidamente reglamentado por el instrumento colectivo vigente, que no puede desconocerse o reinterpretarse. Además implica tener en condiciones mínimas de dignidad para los trabajadores y las trabajadoras y respecto de los ex trabajadores, nuestros viejos que han entregado toda una vida a producir cobre, que por planes de egresos mantienen dicho beneficio.