Emprendedoras del programa Dreambuilder y Fondos Concursables “Semilla” y “Crece” de Minera El Abra recibieron certificación

certificado el abraCalama, 8 diciembre del 2017.-

Más de 70 mujeres provenientes de las comunas de Ollagüe, Calama y Chiu-Chiu se graduaron del Programa de Capacitación Dreambuilder, iniciativa que desde el 2013 ha sido liderada por Minera El Abra, filial de Freeport-McMoRan y cuyo objetivo principal es ayudar a desarrollar un emprendimiento que sea sostenible en el tiempo, con herramientas de venta y gestión.

Así lo explicó Karla Tapia, Directora Nacional del Programa Dreambuilder indicando que “se han capacitado casi 300 mujeres cuyos negocios incluso han crecido con el manejo de diferentes herramientas”. En este periodo los beneficiarios han logrado 50 negocios activos,  la formalización de 26 emprendimientos, 29 han incrementado sus ventas entre un 25 y un 50 por ciento y 5 llegaron al 50 e incluso un 100 por ciento de mayor ventas,  apoyadas con esta herramienta de gestión.

Dentro de esta ceremonia también recibieron su certificación las 10 ganadoras del Fondo Concursable “Semilla” y “Crece” que pone a disposición Minera El Abra con la asistencia técnica de la Corporación de Desarrollo de La Provincia El Loa – PROLOA, iniciativas que según explicó Alejandra Álvarez, Gerente General de la Corporación, tuvieron varias etapas. “Con la certificación finalizan la etapa de adjudicación que tuvo seguimiento, apoyo en terreno, en la formulación y defensa de los proyectos y comienza ahora la ejecución que se extiende hasta mayo con la actualización de cotizaciones, capacitaciones en diferentes áreas y otras instancias cuyo fin es mejorar las propuestas y lograr así emprendimientos exitosos”.

Casos de éxito

Mireya Campusano, una de las 10 ganadoras del Fondo Concursable, en este caso Semilla, ella junto a su empresa “Maravillas del Yalí” podrá seguir creciendo en el rubro de la banquetería  y pastelería gracias a todos los productos derivados del algarrobo , especialmente la miel que ella misma fabrica y que le ha permitido entrar en el difícil rubro de la gastronomía. “Este es mi sueño con los fondos podré crecer y mejorar mi maquinaria y con Dreambuilder logré emprender y ordenarme. Tengo una parcela en Calama y ahí tengo mi taller y he aprendido a manejar el negocio, cómo utilizar el marketing, yo antes era muy desordenada con mis cuentas y ahora tendré mi propio sueldo y lo mejor con productos que son netamente de Calama”.

La misma alegría siente Marianela Medina, alumna del programa y parte de la comunidad de Chiu-Chiu, quien junto a otras 14 mujeres mantienen un negocio en la localidad donde venden sus productos estrella como el queque de zanahoria o el jugo de membrillo entre otras cosas. “A nosotros nos ha servido mucho este programa de Dreambuilder para poder llevar exitosamente nuestro negocio, por ejemplo a organizarnos con el presupuesto y todo se lo debemos a este tipo de capacitaciones ”.