Tras las acusaciones de abuso sexual contra Harvey Weinstein, Mark Ruffalo y George Clooney rompieron el silencio

george

Hollywood (Estados Unidos), jueves 12 de octubre, 2017

Resultó llamativo cómo, tras las denuncias de varias mujeres por acoso contra el productor Harvey Weinstein , muchas afamadas actrices de Hollywood apoyaron públicamente a las víctimas mientras que los hombres -aún los que suelen mantener posiciones públicas más “progresistas”- se llamaron al silencio.

“Hombres de Hollywood, ¿de qué se lamentan ustedes? ¿Qué es lo que se niegan a seguir aceptando? ¿Tienen miedo porque escucharon los rumores pero aceptaron un papel, o una posición en un comité anfitrión, o una copa de champagne y una palmada en la espalda? ¿Están avergonzados porque salieron sonriendo junto a él en una foto, o les dio dinero para su organización, o les presentó una novia, o los ayudó a ganar una nominación al Oscar? ¿Están actuando bajo la posición de que todo esto es muy triste pero no es problema de ustedes?”, inquirió con dureza Lena Dunham en una columna publicada ayer por The New York Times.

Lo cierto es que, algo tarde, algunos decidieron salir del incómodo silencio y sumarse a brindar apoyo a las denunciantes, además de condenar el “comportamiento inaceptable” de Weinstein. “Para ser claros: lo que Harvey Weinstein hizo fue un desagradable y horrible abuso de poder. Espero que estemos presenciando hoy el principio del fin de estos abusos”, escribió en su cuenta de Twitter Mark Ruffalo el domingo. Para entonces, se cumplían tres días desde que el artículo que reúne el testimonio de una decenas de mujeres que fueron acosadas por el magnate había salido a la luz.

George Clooney fue otra de las voces más esperadas, que finalmente se hizo oír con una extensa declaración. “Es indefendible. Es la única palabra con la que podés clasificarlo”, dijo el protagonista de Los descendientes, antes de dejar en claro que siente una enorme cercanía con el productor cinematográfico. “Harvey lo ha admitido y es indefendible. Lo conozco desde hace 20 años. Me dio mi primer gran éxito como actor en películas como Del crepúsculo al amanecer, me dio mi primera oportunidad como director con Confesiones de una mente peligrosa. Hemos compartido cenas, hemos estado en distintas locaciones juntos, hemos discutido. Pero puedo decir que nunca presencié nada relacionado con ese comportamiento”.

Otro actor que tomó la palabra fue Christian Slater , quien destacó la valentía de las mujeres que denunciaron a Weisntein. “Las mujeres que dan un paso al frente para hablar contra los abusadores lo hacen a un gran costo y riesgo, y cuesta creer que tengan que encontrarse con vergonzantes declaraciones, descreimiento y culpas”, escribió en Twitter. “Las valientes acciones de las mujeres que dieron testimonio y de los periodistas que compartieron su verdad ha cambiado fuertemente ese paradigma. Ninguna mujer debería temer por su seguridad en un lugar de trabajo. Ningún hombre debería sentirse inmune por las consecuencias de sus actos”.

También resultó muy notorio cómo los conductores de late shows -siempre atentos a las noticias del día para armar sus monólogos- esquivaron el tema tanto como pudieron. Sin embargo, Jimmy Kimmel emprendió una cruzada sobre el tema en Twitter contra Donald Trump Jr..

El hijo del presidente estadounidense había apuntado contra los demócratas que evitaban hablar de Weinsten por el apoyo monetario que el productor le brindó a Hillary Clinton en la última campaña presidencial, y Kimmel contestó sin eufemismos. “La gente está señalando el hecho de que Harvey Weinstein apoyaba a Clinton y sí, es verdad. No estoy defendiendo a Hillary Clinton. La realidad es que su campaña tomó dinero de quien resultó ser un hombre de alto perfil que fue acusado de acoso sexual en reiteradas ocasiones. Y no sólo de uno de ellos, por cierto. Ella recibió dinero de dos de esos hombres: Harvey Weinstein y Donald Trump, quien donó dinero para su campaña en 2008”, disparó sin piedad, haciendo alusión a las denuncias que rondan al magnate que llegó a la Casa Blanca.