Ministra de Minería, Aurora Williams “Hay un concepto de Clúster Minero claro e instalado en la Región de Antofagasta”

ministra-aurora-williams-04_13615197023_oMartes, 31 enero del 2017.-

La autoridad visitó la región, oportunidad en la que destacó la importancia de contar con una visión de largo plazo y un dialogo permanente entre los actores de la industria.

Enfrentar la volatibilidad del mercado con una mirada de largo plazo que incluya a los sectores público, privado, académico en beneficio de la comunidad fue una de las ideas centrales que manifestó la ministra de Minería, Aurora Williams, en su visita a la Región de Antofagasta, donde participó en el Seminario “Antofagasta es Chile: Colaboración para la Inversión y el Crecimiento” organizado por El Mercurio de Antofagasta y Alianza Valor Minero, además de exponer en el Ciclo de Charlas de la Revista Norte Minero.

La secretaria de Estado se refirió a los actuales desafíos de la minería como la formación de capital humano, la innovación, la incorporación de valor de los proveedores mineros para concretar el proceso de internacionalización de este importante sector. Desafíos presentes en la Hoja de Ruta 2025 del Programa Estratégico Clúster Minero,  iniciativa impulsada por el Comité de Desarrollo Productivo de la Región de Antofagasta, en el marco de la Agenda Descentralizadora del Fomento Productivo del Gobierno Regional de Antofagasta y CORFO, que responde al mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, que escogió a Antofagasta como una de las regiones piloto para impulsar esta iniciativa, al concentrar cerca del 25% de los proveedores de la gran minería a nivel nacional.

¿Cuál es la importancia que tiene para el gobierno la aceleración del proceso de clusterización a través de instancias como el Programa Estratégico Regional Clúster Minero Antofagasta?

Para nosotros el tema del Clúster Minero es sumamente importante. Está fuertemente abordado en el Programa Alta Ley, donde se ha planteado una meta de llegar a 350 exportadores, exportando sobre cuatro mil millones de dólares al año 2035. Esa meta, a su vez, está contemplada en la Hoja de Ruta que se ha construido en la Región de Antofagasta, replicando el modelo de Alta Ley, lo que va asociado a proyectos específicos que permiten cumplir estos objetivos.

A modo de ejemplo, el Ministerio de Minería está desarrollando un proyecto financiado por el Fondo de Inversión Estratégica, FIE, que lo que busca es la internacionalización de nuestros proveedores. Para ello hemos partido con un estudio solicitado por el FIE que en la práctica indique cuáles son los mercados más relevantes para nuestros proveedores. Esperamos en marzo entregar el diagnóstico para que a fines de 2017 podamos  invertir directamente en espacios donde nuestros proveedores puedan desarrollarse a nivel internacional.

¿Cuáles son las ventajas con que cuenta la Región de Antofagasta para ser elegida como piloto para impulsar este programa de internacionalización de proveedores mineros?

Creo que hay dos razones y una es que en forma objetiva la región aporta  más del 60% del PIB regional desde la minería. Además es la zona que produce sobre el 50% del cobre en Chile, pero no sólo cobre, sino que también potasio, litio y, por ende, está dada la condición de crear un Clúster.

A eso queremos sumar el esfuerzo permanente que ha tenido la región, representado principalmente por la Asociación de Industriales, de llevar adelante y desarrollar temas concretos relacionados con el Clúster.  Me parece que, efectivamente, que medidas como el desarrollo de una hoja de ruta, el tener a todos los actores del sector bajo un mismo sistema ya son avances importantes que naturalmente permiten indicar que hay un concepto de Clúster Minero muy claro e instalado en la Región de Antofagasta.

Uno de los ejes centrales del Programa Estratégico Clúster Minero es el capital humano y trabajar con una visión a largo plazo  ¿Cómo ayudan estos puntos a la hora de enfrentar en forma más proactiva la volatilidad de la industria y sus distintos ciclos?

La minería, su entorno y los sectores productivos en general no son sólo las industrias en sí, tienen efectos multiplicadores directos que inciden tanto en lo económico como lo social, por lo tanto vivir y planificar el desarrollo de la industria de acuerdo a los ciclos de la industria y sus respectivos precios es una situación compleja para las empresas, el gobierno y la sociedad en general. Por lo tanto, la mirada debe ser a largo plazo, con estrategias que nos permitan enfrentar esta volatilidad que no le hace bien a ninguno de los actores que son parte del entorno de la minería.

El sector minero va a vivir ciclos que se tornarán cada vez más profundos, tanto en los ciclos de baja como de alza, los que también serán más prolongados en el tiempo. Eso es lo que se está dando hoy día, por esto debemos abordar el tema de costos, que en la práctica deben ser totalmente transformacional, que implique la incorporación de tecnología, la preparación de nuestros niños y niñas. Eso significa tener una mirada más permanente enfocada a dar mayor estabilidad en el sector, enfrentando de mejor manera esa montaña rusa que se vive en la industria, que es parte del ciclo propio de este sector.